Tasty Poke Bar, ha decidido dar un paso más

tasty poke bar, comienza a franquiciar.

Los fundadores de este concepto de negocio son tres jóvenes emprendedores. 2 amigos apasionados al deporte y a la comida sana; Jaime Farto (licenciado en Derecho por la UCM) y David Salvador (diplomado en Odontología por la UCM), junto con la hermana de este último, Gema Salvador, la encargada de trasladar esta idea inspirándose en negocios similares de EE.UU. De este modo, en 2017 abrieron su primer local en el madrileño barrio de Chamberí, donde ya se han congregado miles de personas para probar este plato hawaiano, entre ellos muchos celebrities, atletas e influencers.

Los asociados resaltan que “hemos creado una poke-tendencia apostando por comida saludable en un ambiente agradable y con buena energía. Lo más esencial para nosotros es la calidad del producto y el trato que damos a nuestros clientes del servicio, a los que llamamos Tasty Poke Lovers, ya que la mayoría repiten”.

La inversión inicial para arrancar un Tasty Poke Bar una parte de 33.200€, con un canon de entrada de 12.000 euros (incluido). Los locales han de ser desde cien m2 y estar situados en zonas en el centro y turísticas de grandes ciudades. La compañía busca franquiciados que deseen implicarse en el proyecto y que tengan ganas, ilusión y mucha energía de apostar por un término de negocio de éxito y con gran proyección.

La meta de Tasty Poke Bar es llegar a las principales urbes españolas con franquicias, a la vez que apuestan por continuar medrando con establecimientos propios. Próximamente, la central va a abrir nuevos locales en la capital española.