Vuelve la belleza

Doce de gacetas, entre extranjeras y nacionales, han tratado estos meses el nuevo valor de la belleza. No se trata, como siempre y en toda circunstancia, de acuciar a las gentes para afinar la silueta de cara al verano, sino más bien de una aportación científica sobre la atracción. Los guapos o bien las guapas no solo consiguen mayor provecho activo y pasivo en las relaciones románticas, ganan más dinero, convencen con mayor sencillez, consiguen mejores calificaciones y ascensos, ganan ocasiones de dicha.La simetría, por servirnos de un ejemplo. Conforme unos estudios de mil novecientos noventa y cuatro en torno a las hipótesis del sicólogo Steven Gangestad, un semblante bien centrado hace adelantar hasta 4 años las ocasiones de relación íntima y, conforme una prueba efectuada con ochenta y seis parejas, en mil novecientos noventa y cinco, para las mujeres era un par de veces más simple probar un clímax con un hombre de morfología simétrica que con cualquier otro.

El progresismo ha sido contrario a discriminar dependiendo de la apostura o bien la fealdad, como una subforma de racismo, mas el fenómeno trasciende a lo políticamente adecuado. Sin predeterminación, involuntariamente, de manera inconsciente, los hombres y las mujeres se ven premiados o bien no conforme con su aspecto físico. En determinada medida, la beautiful people es rica pues está rica.

Por principio, hace unos años, a la chavala guapa se la suponía imbécil, y Velia Lemel, de Clinica Lemel, afirmaba que la mujer bella había de ser siempre y en toda circunstancia “una mica pava”. Mas ahora, por principio, en la sociedad de la imagen, la guapa consigue una consideración libre de sospechas. Extendida la igualdad en la educación, la diferencia se encuentra en la distinción del aspecto. Con un agregado: mientras que la investigación genética va eligiendo poquito a poco entre los cien componentes del genoma humano, la cirugía estética avanza con celeridad. En las megápolis de la comunicación, N. York, hay más de 100 clínicas de cirugía estética a máximo rendimiento. Hasta el momento, se trataba de corregir una o bien otra deformidad, mas, en adelante, los estudios determinan el canon del conjunto entero.Con el nacimiento de la crítica de arte, en el siglo XVIII, una obra empezó a valorarse menos por su respeto a las proporciones académicas que por su grado de novedad, y, no hace tanto, coincidiendo con el apogeo y valoración de las vanguardias, se apreciaba el físico de un hombre o bien de una mujer añadiéndole la distinción de “original”. El fin de siglo devuelve, sin embargo, ahora, al lado del exotismo, un término de belleza universal. Jamás absolutamente nadie como Claudia Schiffer se extendió tanto en imágenes deseables para todas y cada una de las razas, religiones y etnias. Más que una modelo de belleza es la belleza modelo.

Image result for estetica

Los ojos grandes y hundidos, la quijada frágil, la barbilla pequeña, los pechos iguales y firmes, la proporción 0,7 entre cintura y caderas, las muñecas y codos simétricos, los labios sustanciosos, los pómulos sobresalientes. Todos y cada uno de los datos posibles se hallan a predisposición de la informática, y la informática se halla en condiciones de dar la estampa del semblante ideal. El tipo diez se edifica ahora en Internet tecleando http:/www-psych.nmsu.edu/Äic/faceprints/. Si alguien quiere participar en el juego de la superperfección facial, acá le espera un conjunto ocupado en el semblante más deseado.

La biotecnología no se ha audaz todavía con la ingeniería humana, mas, mientras tanto, mientras que son las cobayas las trasfiguradas, el Internet dibuja el futuro. Cada quien puede representarse como habría soñado ser y siendo no otro sino más bien mismo optimado.

A François Mauriac le preguntaron una vez qué le habría agradado ser de no ser el que era. Respondió: Moi même, mais reussi. Yo, mas bien hecho. En la ingeniería genética residirá la solución terminante, mas, mientras, cada quien puede observarse perfeccionado, si no en el espéculo del baño, en el espéculo de la pantalla, conforme su gusto y al gusto preceptivo que cautiva a todos los otros.