Nunca es tarde

Una de las quejas que más escucho de las mujeres es: “Estoy muy vieja”. Continuamente escucho comentarios como: “Estoy muy vieja para aprender inglés y menos para ir a cursos de ingles”, “estoy viejísima para localizar un nuevo amor”, “estoy muy vieja para buscar un nuevo trabajo”… “Estoy muy vieja para volver a la escuela”. ¡Lo sorprendente es que he escuchado comentarios como estos hasta de chicas de 26 años!


“Estoy muy vieja”… es simplemente una disculpa. Alguien que pretende lograr un sueño y se rinde por el hecho de que considera que le falta juventud, verdaderamente lo que tiene es temor a no lograr lo que se propone.

Es más fácil decir: “Estoy muy vieja” que exponerte a fallar. En cambio puedes decirles a todos: “Hubiera sido una enorme vocalista (o actriz, o bien empresaria), pero se me hizo muy tarde”.

Con esta excusa, en vez de exponerte te justificas contigo misma y no corres ningún peligro, pero en el fondo lo que te hace falta es seguridad en ti misma.

La próxima vez que te sientas “muy vieja” para ejecutar algo, hazte la próxima pregunta: ¿Existen mujeres de mi edad que han podido hacer lo que yo deseo? ¡Por supuesto que sí!, entonces tú también puedes.

Una vez, mientras visitaba la Urbe de México, leí en un periódico acerca de una señora que a sus 90 años había decidido volver a la escuela para graduarse de high school, ¡¿te imaginas?!

¿Qué motivó a esta mujer a perseguir su sueño a una edad tan avanzada? En definitiva, no fue el dinero o bien la posición que alcanzarían, puesto que no creo que la abuelita pensase en fundar una compañía después de terminar sus estudios, mas quiso cristalizar su anhelo por la satisfacción que trae realizar lo que realmente nos apasiona.

 

Para mas información donde estudiar ingles: http://www.fiskingles.com.ar/

Lanzan un vibrador para conectar a e-books eróticos

Una compañía francesa busca lanzar un vibrador que pueda ser conectado por bluetooth a los libros electrónicos eróticos y complementar la experiencia de las lectoras. No recomendado para leer en el colectivo.

El curioso dispositivo se llama Little Bird y funciona más o menos así: estimula el punto G mientras está conectado al eBook por Bluetooth, a través de la aplicación de descarga gratuita B. Sensory (de la misma compañía, obvio) logrando que vibre en función de los gestos de la persona durante la lectora. La complejidad de la tecnología, a disposición del placer.

“En un restaurante, una velada o en casa de la suegra, comparta un momento de complicidad invitando a su pareja a conectarse a la aplicación para tomar el control. Se encuentre a sólo unos metros, en la oficina o en la otra punta del mundo, una simple conexión a
Internet bastará para activar su placer”, anuncia la compañía en la convocatorioa de Indiegogo, una de las plataformas de financiamiento colectivo más utilizadas del mundo. ¿Casa de la suegra? Bueno, cada loca con su tema.

El Little Bird en cuestión: un vibrador inteligente para pasarla genial leyendo.

La app tiene en catálogo ya los principales títulos de las más importantes casas editoriales francesas de literatura erótica, y en los próximos meses añadirá obras en inglés. Si sos autor o editor de libros, también podés ingresar en el negocio, aunque por ahora no habría mercado en español.

Ojo, si la parte de leer te interesa poco y nada, el aparatito también funciona como un vibrador clásico y conocido. Eso sí, el diseño es muy moderno y viene en varios colores. Para la cartera de la dama. ¿Cuánto sale un Little Bird al día de hoy? Apenas unos… 100 euros. Quizás se consigan mejores ofertas en el sex shop amigo del barrio.

Tags: publicar libro, publicar un libro