Tres emprendedores que generaron proyectos propios con el legado familiar

Mariana Vaisman se resistió a continuar los pasos de sus antepasados hasta el momento en que el negocio de tafiletería de su abuelo cerró y decidió darle una nueva vida, diferente, a la marca familiar. Leonardo Mancuso aprendió valores en la factoría de calzado de su padre y desde ahí edificó una firma con sus intereses. Yanina Andreoli es parte de la planta de sus progenitores, que genera unas partes de calzado industrial, y paralelamente desarrolló su proyecto de calzado artesanal. 3 experiencias de vida en las que la historia se reelaboró.

REABRIR EL NEGOCIO FAMILIAR DESDE CERO

Si a los dieciocho años le hubiesen sugerido que, 3 décadas después proseguiría los pasos de su familia, habría pensado que era una gracieta. Nieta de un abuelo que empezó encuadernando libros en cuero para tener acceso a lecturas que su condición social no le dejaba, y que entonces consiguió fundar su negocio de venta de carteras -Welcome, en mil novecientos treinta-; hija de un padre que heredó un comercio y lo convirtió en una marca de producción propia que incorporó asimismo calzado, Mariana Vaisman escogió otro camino.

Fue productora de T.V. y después, así como el pulso de su maternidad, emprendió un proyecto de fabricación de ropa para pequeños, que a lo largo de diez años comercializó al lado de juguetes y deco infantil en su local de Belgrano: Despensa para chicos. Mientras, su mamá -Carla “Pitzi” Swass- y su papá -Arnoldo Vaisman- llevaban adelante un negocio que medraba a fuerza de contar con los mejores cueros de la Argentina, un diseño signado por el buen gusto y una localización comercial estratégica en Retiro, cerca del turismo. Mas asimismo, superando cada crisis del ámbito. La última, en dos mil doce, resultó terminante. Su padre decidió retirarse. Y lo hizo agradecido. Sobre todo, por el hecho de que bastó anunciar el cierre de Welcome a fin de que se formaran en la calle largas filas de compradores de siempre que se llevaron hasta el último producto. Pasaron un par de años, el local vacío no se arrendaba. Mariana, aún conmovida por la reacción de los fieles clientes del servicio, volvió a oír esa pregunta sobre continuar los pasos de la familia. Ahora tenía la ocasión de contar con el respaldo de sus antepasados, mas para iniciar de cero. Y de esta forma lo hizo. Reabrió el comercio con gráfica renovada, preservó modelos simbólicos y desarrolló nuevos, volvió a contactar a los distribuidores de su padre y prosiguió los pasos, esta vez, por un camino propio. “Me produjo mucho agobio sujetar el negocio de mi abuelo y de mi papá. Mas ahora es una alegría”, cuenta Mariana.”El fragancia a cuero es mi vida, mi niñez, mi todo. Fue muy ido pues, de manera intuitiva, sabía. Claro que aprendí un montón en la marcha y mi papá me coacheó grosso -y lo prosigue haciendo, singularmente con la tafiletería de hombre más pesada-, mas de entrada fue sentir que había estado ahí desde siempre y en todo momento, que tenía contestaciones a preguntas que jamás me había hecho. Es que medré escuchando a mis progenitores comentar tecnicismos de las carteras de cuero y no sé dónde estaba todo eso, mas estaba”. Y se ríe al reconocer que supo sospechar de su padre cuando miraba una cartera y afirmaba que ese cuero era de semejante o bien como distribuidor. “Pensaba que canchereaba y ahora puedo hacerlo. No puedo ni explicar de qué forma. De igual manera que huelo un material y ya reconozco la calidad”.

Innovación + tradición

Hay continuidades y transformaciones en la renovada Welcome. “La primera cosa que cambié fueron las vidrieras y mi papá se volvió desquiciado. Él venía de la escuela de enormes exhibidores a la calle donde enseñar la mayor cantidad de producto posible, millones de cosas bajo la idea de que ´si no lo ven, no te lo van a comprar´. Yo achiqué las vidrieras, les puse un largometraje de marco negro a los grandes ventanales. Escogí pocos productos para resaltar, armé diferentes criterios de combinaciones y las cambio todas y cada una de las semanas. Heredé el vidrierista de mi papá, que es un genio, y el trabajo que hacemos juntos es absolutamente diferente al que venía haciendo y nos comprendemos perfecto. Pasa por otro estilo de trabajo”.

Entre los importantes cambios de los últimos tiempos, Mariana mienta desde la moda hasta la industria, para detenerse la relación con los clientes del servicio y la modalidad de compra: “Ya antes, un local era un despacho de productos. El día de hoy la experiencia es de otra naturaleza. De ahí que puse en el local un sofá, armé espacios para probarse zapatos que ya antes no estaban y diseñé un sitio que invita a quedarse un rato. Por otra parte, trabajamos fuerte la comunicación con nuestros clientes del servicio, directa y mediante redes sociales”.Crecieron en el seno de familias que se desarrollaron laboralmente en el rubro de las carteras y los zapatos; ellos armaron su camino individual con la herencia recibida y la impronta de la personalidad de cada uno

En lo que se refiere a los productos, asimismo hubo innovaciones y tradiciones que abrigar. “Mantengo a todo trance el sello de la marca, que es trabajar únicamente materiales de primerísima calidad. Enfrentamos ciertos modelos desde perspectivas nuevas, como la concepción genderless en los morrales. Conservo muchas clientas de siempre y en todo momento, por el hecho de que la gente evoluciona y por el hecho de que la identidad de Welcome continúa. Hice cambios, mas existen algunos tradicionales que no los voy a interrumpir. Asimismo se trata de proteger un tanto la historia”.

DESPEGAR A PARTIR DE LOS INTERESES PERSONALES

SSu familia elabora calzado desde siempre y en todo momento. Juan Mancuso hizo carrera en Boticelli y, hace veinticinco años, al lado de su hijo Leonardo -quien por entonces tenía dieciocho-, empezó a fabricar zapatos de hombre en Trebbia SRL., planta que todavía el día de hoy conserva.

En dos mil nueve, Leonardo se independizó para fundar su marca, En el centro. “Mi padre me impulsó a despegar del negocio familiar para plasmar mis intereses y producir productos desde una idea propia, donde pudiesen interaccionar arte, moda, diseño, viajes, amigos, experiencias. Comencé haciendo compilaciones exclusivas de zapatos y accesorios de cuero”.

La identidad de la firma se apoyó, aparte de en los productos, en un estilo de consumo. En el sótano de la tienda de Palermo había una galería de arte moderno con exhibición de obras de artistas jóvenes.

En el mes de agosto del dos mil quince cerró el local. La marca quedó en stand by hasta el momento. Asociado con quien era social media mánager de la tienda, Timoteo Rojas, Leo relanzará En el centro el veintisiete de mayo con una nueva apuesta. “Prosigo con los zapatos, mas la novedad está en los productos funcionales para trasladar diferentes objetos -cuenta-. La idea brotó en la necesidad de solucionar de qué forma llevar materiales a los talleres de dibujo que voy. El tamaño de las hojas y blocks, los lapiceros, pinceles y acuarelas no se amoldan a los bolsos y las cartucheras libres no acostumbran a venir en materiales de calidad”. Un tote que se hizo para él mismo sirvió de modelo para los desarrollos que prosiguieron y que se comercializan tanto on line como en librerías especializadas.

La herencia familiar aportó una pieza fundacional al proyecto que emprende a los cuarenta y tres años: lo que ocurre cotidianamente de la factoría fue la fuente de inspiración. “Ahí, cada obrero se las arregla para facilitar su trabajo y cuidar sus herramientas, hace sus fundas para las cuchillas, martillos, piedras para afilar, protectores, parches para los delantales. Todo se efectúa en cuero, que es lo que está al alcance de las manos”. Mas, además de esto, la experiencia al lado de su familia trajo otro legado: “En los veinticinco años que estuve en la factoría, aprendí a hacer productos de calidad, mas, en especial, aprendí a darles relevancia a los vínculos: a trabajar en equipo, a seleccionar trabajar con buenas personas, desde los asociados hasta los empleados, clientes del servicio y distribuidores. Las relaciones humanas son todo”, concluye Mancuso.

En Punta del Este, los argentinos prefieren hacer la fiesta en casa

Cuatro días antes de Navidad, Stefano Brancato, de veintinueve años, aterrizó en Punta del Este desde Toronto, Canadá, adonde vive desde el momento en que tiene diez, y se instaló solo en una impactante mansión de estilo colonial con repercusión mudéjar llamada Sahara. Si bien viajó para pasar sus vacaciones, había trabajo por hacer: preparar la casa, propiedad de su familia, para la llegada de veinticinco personas, entre hermanos, primos y amigos, y iniciar con la organización de la enorme fiesta de Año Nuevo que entre todos decidieron montar allá, en la amedrentad de su hogar vacacional. La razón primordial para interrumpir el reposo con una enorme celebración en su jardín es exactamente la misma que muchos esgrimieron este verano para imponer la tendencia de la celebración privada: “¿Para qué salir a buscar la movida afuera si mis amigos vienen a casa?”. Se afianzaron así las fiestas “de amigos para amigos”.

Organizar una fiesta de esta magnitud cuesta aproximadamente 20.000 dólares: el 40% se destina al alquiler de barra de tragos para eventos, bebidas y equipos de música; luego, hay gastos impostergables.
Si en veranos anteriores la juventud prendía todos y cada uno de los radares para identificar cuál era la fiesta más convocante, hacía lo imposible por conseguir el precinto que le diese acceso a alguno de los megaeventos auspiciados por una firma o bien que fuera la convidación exclusiva de algún acaudalado empresario en una chacra reservada, muchos turistas esteños este año prefirieron distanciarse de la pose, demostrar menos y disfrutar más. “Creo que este año la tendencia es estar relajados en un entorno menos contracturado, decidiendo qué música poner, cómo ambientar el lugar, que sus amigos se sientan cómodos en un contexto en el que lo que sucede es lo que desea el grupo y no está impuesto por una marca ni por un mercado puntual que afirma que se ha de poner tal o bien cual música. Eso me parece que hace que la gente busque este formato para divertirse”, explica el relacionista público Gaby Prada, quien estuvo detrás y colaboró con la organización de muchas de estas fiestas privadas, sobre todo en la zona de Manantiales y La Barra. “Me parece que hay una tendencia a no desesperarse por ir a los acontecimientos. Ni a las discos. El hábito de la gente de divertirse creo que está cambiando. Lo veo en mi casa, que viene gente todo el tiempo a comer un asado, a hacer preboliche, mas después se quedan aquí, entre amigos, nadie sale por el hecho de que no hace falta buscar la fiesta en otro lado”, agrega.

Todos y cada uno de los integrantes de la casa Sahara colaboraron para su gran celebración de A?o NuevoTodos los miembros de la casa Sahara colaboraron para su gran celebración de A?o Nuevo

Para los chicos de Sahara se dio naturalmente. Entrar a su casa es comprender sus motivos. Es la hora de comer, un mesón largo requiere dos mesitas más acopladas para contener treinta comensales. Un grupo se ocupa de servir la comida, otro reparte platos y un puñado de muchachos, apartados y con cara de preocupación, debaten si arrendar o bien no una carpa a fin de que el pronóstico de lluvia, si se cumple, no les arruine la noche. “Siempre y en toda circunstancia fuimos los encargados de organizar las anteriores y las fiestas en esta casa. Desde muy chicos. Nos llevamos bien y nos comprendemos planeando estas cosas”, dice Gonzalo Mendoza, primo de Stefano, que despunta el vicio de organizador de eventos con su propia productora en la ciudad de Buenos Aires, Brinner Haus, y es una de las cabezas de la planificación de la celebración de Año Nuevo que se efectuó por primera vez en Sahara para recibir el dos mil diecisiete y que convocó cuatrocientos personas para este 2018. Mendoza reconoce que lo más difícil es contar con la logística precisa para percibir a tanta gente en una casa, mas Punta del Este, destino que es considerado la Ibiza de América Latina por su vida nocturna, tiene todos los proveedores al alcance de la mano.

Organizar una celebración de esta magnitud cuesta aproximadamente veinte dólares: el 40 por ciento se destina a las bebidas y al alquiler de equipos de música; luego, hay gastos impostergables como seguridad privada, que en la noche de Año Nuevo cuesta 160 dólares por cada empleado, y para estar tranquilos contratan al menos 5 personas, una de las cuales debe organizar el tránsito para eludir conflictos y que estacionar no sea misión imposible. “Somos muchos y todos colaboramos para supervisar que esté todo bien. La seguridad privada era fundamental. El año pasado hubo gente que se quiso colar por atrás. Ahora advertimos la relevancia de que se controle todo el perímetro de la casa y que alguien organice el estacionamiento, cosas que parecen menores pero pueden convertir la fiesta en un caos”, explica Brancato. Otros gastos se destinan a contratar tres personas para la barra, una ambulancia, baños químicos y un seguro. Un gusto que suelen darse es comprar precintos ploteados con el nombre de la celebración y vasos y viseras con el logotipo, a fin de que se vea en todas y cada una de las fotos que se difundan en las redes sociales. Los dueños de casa están atentos a todo, ayudan en la barra, en el ingreso y se ocupan de que todo el planeta la pase lo mejor posible. “Somos 25 personas viviendo en Sahara estos días, veinticinco pares de ojos para prestar atención y garantizar que no haya problemas”, agrega Mendoza. Para solventar semejante despliegue, todos deben aportar: los dueños de casa y los convidados, en menor medida. También tienen en cuenta gastos para cubrir daños posibles en la casa, e incluso, del monto que juntaron el año pasado entre todos, reservaron un porcentaje para hacer ciertas refacciones en la mansión que fuesen funcionales al acontecimiento.

La franquicia crece en España por cuarto año consecutivo

El mercado de España de franquicias creció de nuevo el año pasado, con lo que encadena cuatro ejercicios sucesivos de subidas. Este es el titular -versión extendida- que ha dejado el día de hoy en la villa de Madrid la presentación del informe las franquicias en España 2018, elaborado por la Asociación De España de Franquiciadores (AEF) con el patrocinio del Conjunto Cooperativo Cajamar, con datos cerrados a diciembre del dos mil diecisiete.

Todas y cada una de las variables del sistema crecieron, pero tres de ellas no con la misma intensidad que en el ejercicio anterior. A partir de acá, el número de redes se acrecentó el 3,8 por cien (frente al 5,3 por ciento del ejercicio precedente), el número de establecimientos avanzó al 5,4 por cien (cuando en el dos mil dieciseis lo hizo al siete con uno por cien ), al tiempo que los empleos generados subieron el 3,7 por cien (5,9 por ciento el año precedente). La facturación global, en cambio, creció el dos con dos por cien , un ligero repunte en comparación con uno con nueve por cien del ejercicio precedente. “Este último dato muestra que no hay síntoma de crisis, reflejando la buena salud de la franquicia en nuestros días en España”, comentó Eduardo Abadía, director gerente de la AEF.

Nos detenemos, precisamente, en la facturación, que, a cierre del dos mil diecisiete, fue de veintisiete y quinientos noventa y dos millones, un avance con respecto a los veintiseis.991 millones que se contabilizaron al finalizar el dos mil dieciseis. A subrayar, el empuje de unos establecimientos franquiciados que generaron un volumen de negocio de dieciseis y setecientos ochenta y seis millones (una subida interanual del 2,7 por ciento ), al tiempo que los propios facturaron 10.806 millones (+1,5 por cien ). Por sectores, Alimentación subió como mucho alto del pódium, con diez y setecientos cuarenta millones, seguido de Hostelería/Fast Food (dos mil seiscientos setenta y ocho millones), Hostelería/Restaurantes/Hoteles (2.243 millones) y Servicios/Transportes (1.347 millones).

La variable que más medró -al cinco,4 por ciento – fue el número de establecimientos abiertos, al pasar de los 70.541 que operaban en el dos mil dieciseis a los 74.398 con los que cerró el precedente ejercicio, de los que 20.620 eran de carácter propio y los cincuenta y tres y setecientos setenta y ocho sobrantes, franquiciados.

Y si a fines del dos mil dieciseis operaban 1.298 redes, el pasado año se cerró con un total de mil trescientos cuarenta y ocho franquicias, un levanta interanual del tres con ocho por cien . De estas cadenas, 1.116 son de origen nacional (un ochenta y dos con ocho por ciento ) y las doscientos treinta y dos sobrantes (un 17,2 por ciento ) proceden de 26 países, en especial de Francia (cincuenta y cuatro enseñas), Italia (44), E.U. (39), Alemania (14) y Reino Unido (13). El campo que cuenta con un mayor número de operadores es Moda, con 238 redes −9 más que el año anterior−, seguido de Hostelería/Restauración, con 198 −11 más−, Belleza/Estética, con ciento cinco redes, y Tiendas Especializadas, con 78. “El número de redes crece de forma consecutiva desde dos mil cinco, lo que prueba que de año en año hay nuevas empresas que deciden apostar por expandirse mediante este modelo de negocio, siendo conscientes de las ventajas que ofrece en lo que se refiere a visibilidad y también imagen de marca, sinergias, economías de escala, llegar a un mayor número de poblaciones e incluso a otros países, y crecer con menor inversión de la mano de franquiciados”, resumió Xavier Vallhonrat, presidente de la AEF.

El informe asimismo señala que el sistema empleaba a a 278.951 personas, nueve.965 más que en 2016, el tres con siete por ciento más. 94.919 personas trabajaban en locales propios (+5 por ciento ) y las ciento ochenta y cuatro mil treinta y dos sobrantes en establecimientos franquiciados (+3,1 por cien ).

De cara a los retos a los que se enfrenta el mercado, estos pasan por la consolidación de las marcas a corto y medio plazo, y conseguir que este modelo de negocio atraiga a más marcas extranjeras. Abadía explicó que, “pese al crecimiento de las enseñas foráneas, el porcentaje va reduciendo debido al desarrollo de los operadores nacional. Si en dos mil dieciseis el veintiuno por ciento de las franquicias procedía de otros países, el porcentaje se ubica ahora en el 17 por cien “.

Biblioteca de Los Ángeles ofrece cursos gratis en español por Internet

La Biblioteca de la ciudad de Los Ángeles está ofreciendo, por primera vez, cursos de formación en español totalmente sin costo por medio de su sitio.

El servicio ofrece cursos de: cocina internacional, mecánica automotriz, mecánica de motocicletas y gasoil, masajes, cursos de peluqueria, agronomía, apicultura, belleza, educación, diseño y confección, refrigeración, electrónica y reparación de celulares, entre otros muchos.

Todos los cursos tienen acceso a tutorías, examen y diploma con Certificación Internacional ISO veintinueve mil novecientos noventa.

Con la oferta de estos cursos la gente puede aprender un oficio, progresar el que tiene, certificarse, abrir su propia empresa o simplemente aprender algo nuevo. Solo necesita una tarjeta de la biblioteca, la que puede conseguir yendo a la sucursal más cercana o bien en el sitio de la biblioteca mediante este enlace.

El sitio de acceso a la biblioteca es: http://www.lapl.org/en-espanol

Para acceder a los cursos:

Ingrese al lugar de la biblioteca a través de su teléfono, tableta o bien computadora y también ingrese la información de su tarjeta de la biblioteca
Haga click en “online learning”
Busque VIP Learning
Ingrese datos de su tarjeta
Eliga un curso
Regístrese como usuario y ¡listo!
El aprendizaje es en Internet y se efectúa a través de explicaciones y procedimientos en vídeos y/o textos con detalles pasito a pasito y material de aprendizaje auxiliar, como acceso a tutorías con experimentados instructores o bien tutores.

¿Cómo me anoto en un curso?
1. Haga click en “inscribirme ahora” una vez escogida la opción del curso en la lista del catálogo de clases

2. Ingrese los datos de su tarjeta de la biblioteca. Si no tiene tarjeta, visite su biblioteca más próxima y obténgala sin coste o escriba a info@viplearning.org por cualquier duda.

3. Llene el formulario para matrícula y acceso al curso

cuatro. Entre en el Aula Virtual y prosigue las instrucciones de aprendizaje

cinco. Dentro del Aula podrs ver las instrucciones para efectuar consultas

El riesgo de ser peluquero

La continua exposición a estos productos por parte de los profesionales y los pupilos y la falta de información han desembocado en proyectos y asociaciones que buscan prevenir e informar – La iniciativa Green Salon busca concienciar sobre los peligros de esta profesión y dar herramientas de prevención y está promovida por 6 centros de educación de Europa, entre ellos el IES El Palo

La falta de conocimiento es el primordial aliado de los muchos peligros que acarrea el ámbito de la estética y la peluqueria. Desde la dermatitis hasta un cáncer. Los riesgos por la exposición reiterada a los productos químicos que se manipulan en este ámbito son, en gran medida, ignotos hasta por los propios profesionales.

La información es el paso inicial para lograr la concienciación en la prevención de peligros, por esa razón se llevan a cabo proyectos que abanderan estos objetivos, como es el caso de Green Salon. Resultado de una investigación Erasmus+ de más de un par de años, es una iniciativa que promueven seis centros de toda Europa, entre los que se encuentra el IES El Palo.

«El objetivo del proyecto es concienciar a la población sobre los peligros laborales que se corren en este sector», señala Paloma Rodríguez, organizadora de Green Salon. «Queremos promover que una peluquería sostenible es posible, y dar herramientas e información para mudar los hábitos», agrega.

Desde dos mil doce se han detectado riesgos y se ha mostrado la poca sostenibilidad en el campo, sector que el Instituto Nacional de Seguridad y también Higiene en el Trabajo (dependiente del Ministerio de Empleo) cataloga de «situación de trabajo peligrosa». «Eso es algo que ignora incluso el propio enseñante, que no atribuye a su profesión los síntomas que pueda padecer. No es muy normal que la media de abandono en esta profesión sea a los once años», lamenta la coordinadora.

Esther López, maestra de peluquería, afirma que la seguridad estaba enfocada para el usuario, pero este se tiñe una vez por mes, al tiempo que un profesional hace la coloración veinte veces al día. «El contacto con el agua puede parecer inofensivo, mas una vez se desarrolla dermatitis se pierde la barrera de protección y lo que era un producto inocuo pasa a ser tóxico», explica.

Es el mar menor, puesto que las complicaciones mutagénicas y los cánceres también son enfermedades derivadas de esta exposición. «Los inconvenientes en la salud aparecen de forma progresiva, el profesional se va envenenando hasta que el cuerpo ya no lo acepta más. Desde ahí se recurre a pruebas, a revisar alergias euros pero no se detecta así», sigue Paloma.

El medioambiente es otro de los damnificados. Marta Guillén, profesora de estética, explica las grandes cantidades de restos tóxicos que produce la peluquería, residuos que se deben reconvertir y desechar de la forma menos perjudicial posible. «Reutilizar el agua de los lavacabezas como aguas grises o ahorrar en energía, por poner un ejemplo, supone para las empresas un ahorro de gastos, menos bajas laborales y la fidelización de un género de clientela que, víctima de alergias y procesos cancerígenos, será fiel».

El proyecto prosigue medrando y trabajando por hacer lo más visible posible una realidad evidente. «Otra de nuestras metas es conseguir que se adopte algo que ya es una realidad en los países norteños, y es un certificado común para toda Europa, un sello que deje al cliente del servicio saber que entra a una peluquería o salón de belleza comprometido con el medioambiente y con estos riesgos», cuenta Paloma.

Habrá ocasiones para esto. «En abril tenemos la oportunidad de exponer este proyecto en Bruselas y explicar qué buscamos y qué necesitamos», relata con ilusión la organizadora.

Informar para prevenir. Esa es la idea principal del proyecto Green Salon, hacer de este oficio una profesión de garantías.

«Esta profesión es muy bonita y puede ser segurísima, pero hay que saber qué tienes delante. Es el instante de empezar a desarrollar unas nuevas generaciones de peluqueros», manifiesta Esther.

Profesionales de la belleza

Es de los pocos comercios de Córdoba con 90 años de vida. Cómo es su estrategia para medrar en un segmento con fuerte competencia.

Con 90 años, Bertoldi es uno de los negocios más viejos de la urbe de Córdoba y reconocido por cada academia de peluqueria del interior del país, pero en los últimos tiempos experimentó un auténtico crecimiento de la mano de la segunda generación de su actual dueño, Raúl Martínez.

–Aunque lo confundan con Bertoldi, ¿nunca deseó mudarle el nombre al negocio?

–La empresa comenzó hace noventa años, y yo la compré hace cuarenta y siete. Luis Bertoldi había fallecido, tenía un hijo que entonces era estudiante de abogacía y hoy es un enorme abogado, mas no le interesaba mucho el negocio. En ese momento tenía pretensiones de mudarle el nombre, por el hecho de que no era lo más adecuado para una perfumería.

–¿Mas…?
–En aquella época eran muy poquitas las perfumerías de cierta trascendencia en Córdoba. Resulta que iba a Buenos Aires, como Raúl Martínez, y las puertas se me cerraban en todos lados. En cambio, nombraba a Bertoldi y ahí me decían: “Pase, señor”, debido a los antecedentes que él tenía como comerciante.

–¿Usted venía del rubro comercial?

–No, había estudiado y estaba relacionado con la química y conocía algo de esto de la cosmética. Empezamos con 2 empleados y fuimos medrando hasta transformarnos en una empresa importante. Dentro de este rubro, debe ser la más esencial del interior del país. Hoy contamos con 16 locales, no solo en Córdoba, sino también en Catamarca y en La Rioja. Además, tenemos la academia en 5 sucursales.

–¿Cuándo se dio el salto en el desarrollo?

–El gran progreso fue en los últimos años, con la nueva generación. La compañía está formada por un grupo de gente muy eficiente. Tengo a mi yerno Gastón Gamboa, a César Reviglio y a mis hijas. En conjunto hemos conseguido que se convirtiera en una compañía muy requerida, sobre todo para las marcas internacionales.

–¿Cuál afirmaría que es la clave para medrar y destacarse de este modo?

–Una de las claves es tener gente muy lista para la venta. Acá es fundamental el asesoramiento. No es como en los grandes locales, donde uno va a la góndola, saca un producto y se lo lleva. Tenemos una atención adaptada y esa es una de nuestras preocupaciones.

–Veo que tienen varios rubros de productos de belleza ¿Alguno se resalta?

–El de la peluquería es el más esencial, y prosigue creciendo. No sólo para los profesionales, sino más bien asimismo para el público en general. El día de hoy la gente desea adquirir para su casa lo que emplea el peluquero. Va a la peluquería, ve que emplean algunos productos que no son masivos y no se ven en cualquier lado, y desea adquirirlos. Por eso, nuestros locales tienen mucha afluencia de público en general.

–O sea, no compiten con los súper o con los hipermercados.

–No, para nada. Los productos masivos prácticamente no los vendemos. Es un negocio más dedicado al asesoramiento. Este rubro, como otros muchos, se va especializando. Aquí hay productos específicos para cada cosa.

–Se nota que hay investigación aplicada a los productos de belleza.

–Los laboratorios tienen bien dividida su parte dedicada al público y su línea para el profesional. Son productos un tanto más caros, mas de mayor calidad, más específicos. El día de hoy hay un champú distinto para un montón de cosas. Los laboratorios invierten mucho en publicidad. Cada año sacan líneas y productos nuevos.

–¿El mercado de la cosmética tiene mucha competencia?

–Sí, y las compañías deben esmerarse en que sus productos sean bien recibidos, dando un buen asesoramiento, atención al cliente, calidad. Antes eran poquísimas. Yo fui múltiples veces a una exposición que se hace en Bolonia, Italia. Es la feria más importante del planeta del sector; están todos y cada uno de los laboratorios, presentan sus productos y ahí se marca mucho lo que va a ser la moda.

–Europa marca la tendencia…

–La primera vez que fui, había 40 o bien 50 empresas esenciales, alemanas, inglesas, francesas, italianas. Yo contaba que en Argentina había 3 o cuatro y allá eran veinticinco que se peleaban por el mercado. Hoy, en Argentina hay 25 y en el mundo superan las doscientos.

–¿Argentina tiene buenos laboratorios?

-Sí, existen muchos locales y otros que son extranjeros. Algunos son regionales y fabrican un poco en el país y otro poco en otros lugares. Están todas las marcas más conocidas, como L’Oreal, Alfaparf, Revlon, Wella, Biferdil. Y hace múltiples años lanzamos Tone Vitae, una marca propia de productos profesionales de peluquería.

–¿De qué forma comenzaron con la academia?

–Hace unos 8 años inauguramos la escuela de cosmética y peluquería como un complemento de la venta de los productos profesionales. Los jóvenes estudian, se capacitan, necesitan asesoramiento y asimismo los productos. Está creciendo mucho y ya comenzó a ramificarse hacia Catamarca y La Rioja.

–Después de prácticamente medio siglo, ¿cuáles son los planes para la compañía?

–Siempre tenemos como objetivo el desarrollo, poco a poco, sin arriesgarnos demasiado. El año pasado abrimos en el Cerro de las Rosas, y para este año ya tenemos ciertos lugares en las Sierras y en la urbe (por la Capital). Además, comenzamos a incursionar en Cuyo. Mas ya voy dejando a mis hijas y a mi yerno que se ocupen y lo hagan medrar.

La cosmetología vista por alguien que vivió su evolución de medio siglo

Nos hemos reservado el nombre de “El Fígaro” Rodolfo Buldra para una nota siguiente y más extensa, en rescate de la memoria de aquel hombre que vivió una vida muy particular a inicios del Siglo XIX, pero fue inevitable evocarlo en esta entrevista, por cuanto marcó de forma profunda la vida de sus hijos “Quique” y “Dorita”. Esta última, nuestra entrevistada, trabajó con él y prosiguió lo que aquel inmigrante checo había empezado al lado de su esposa.

De todos modos, en esta ocasión ponemos el foco en la carrera de una mujer que a su joven edad peinó a doña Silvia Martorell, en ese momento esposa del Presidente en ejercicio doctor Arturo Humberto Illía.

Nuestra entrevistada nos relata un dato conocido por las generaciones mayores, de cuando comenzó a utilizarse champú en remplazo del jabón para lavar el cabello, allí por 1960. Entonces don Rodolfo, que había realizado un curso de peluqueria (lo que el día de hoy se llamaría coiffeur) en su R. Checa natal, recurrió a los libros de química que trajo consigo al migrar a nuestro país y se puso a fabricar los champúes y cremas acondicionadoras y de tratamientos, poniéndoles olores de coco y almendras.

–¿Nunca se le ocurrió a tu papá comercializar en mayor escala esos productos?

_No, él no era una persona interesada en la plata, le importaba solamente su peluquería y tenía mucha pasión por esas cosas. Tenía sus libros de química que había traído de Europa y disfrutaba haciendo esas cosas, mas con eso le bastaba.

–Don Rodolfo llegó al país cuando comenzó la Primera Guerra Mundial y ya venía con oficio, ¿no es de esta forma?

_ Si, vino acá como peluquero, su madre le había pagado el estudio. Aquí se casó con mi mamá y ella trabajaba en la casa, cosía, hasta que le propuso a mamá que estudiara peluquería y trabajaran juntos pues había poco a poco más trabajo. Ella hizo un curso en Rosario y se sumó a la peluquería.

–Prácticamente naciste entre peines y tijeras…

_Yo nací ahí. Desde muy chiquita tenía un banquito, que lo tengo por el hecho de que mamá ya antes de fallecer le puso un cartelito donde decía que ese era mi banquito en la peluquería. Yo era muy chavala, flaquita, y me paraba ahí arriba para alcanzarles las cosas a papá y mamá. Y tengo clientes que viven todavía y me afirman ‘yo no me olvido nunca de eso, tu guardapolvito hacía estruendos de almidonado que estaba en el momento en que te movías ayudando a papá y mamá; porque ya antes se usaban en la peluquería ultrablancos y almidonados’.

–¿Fuiste primero peluquera o bien maquilladora?

_Fui peluquera, hasta el momento en que un día nos sentamos a conversar con papá y mamá y dijimos que tendríamos que añadirle algo más a la peluquería. Le digo a papá: “sabés que lo que a mí tanto me agrada es la cosmética. Reparar a las personas, mejorarles la piel, las manos, las uñas. Hay mujeres tan lindas en nuestro Rizado, en nuestros campos de alrededor, mas tan descuidadas”. Bueno, afirmó él, vamos a juntar unos pesos y te vamos a llevar a Buenos Aires a hacer un curso.

— A Buenos Aires.

_Si, imagínate en esos tiempos, ¡oooh! (risas) Ellos procuraron el mejor centro de cosmiatría, un sitio donde vivir, y ahí me quedé. No eran cursos muy extensos.

— ¿Ya tenías algún conocimiento o experiencia?

_Si, claro, y más con los libros de papá y me los “comía” a esos libros de belleza que él había traído.

–¿De qué forma fue ofrecer maquillajes y tratamientos para la piel en la vieja Villa Rizado?

_Fue realmente difícil, realmente difícil el comienzo. Jamás me faltó trabajo, siempre y en toda circunstancia trabajé muy bien, mas realmente difícil. Nuestra colonia era muy cerrada así que a las mujeres que yo podía atender no eran muy libres de decir me voy a atender con Dorita, o bien voy a usar tal crema, por el hecho de que era entendido como un lujo. Asimismo había como una envidia entre las mujeres y cada una guardaba su secretito, si les hacía tomar mucha agua, si les aconsejaba una crema apropiada para su piel. Yo siempre y en toda circunstancia fui de armonizar cada piel, no me interesaba la plata, la venta masiva, me interesaba que la mujer se cuidara, no para el presente sino más bien para el futuro. Tanto el pelo como la piel es todo a futuro, no solo para hoy. Y la industria del producto cosmético evoluciona mucho. El día de hoy sigo haciendo cursos de actualización, no pues hago tratamientos sino más bien para asesorar a mis clientas en el negocio.

–No hay más unas pocas cremas para todo género de piel sino que hoy son más concretas ¿no?

_Pero claro, por eso, si bien ya no ejerzo, sigo haciendo los cursos para seguir asesorando sobre lo que le es conveniente a cada una. Hay que observar, ver la piel y el cabello de cada uno, qué vida lleva, qué medicamentos toma, si anda mucho en moto o bici, si toma mucha agua, si trabaja a la intemperie en el campo… pues todo influye.

–¿El agua juega mucho en la calidad de piel?

_Es esencial para la piel, el pelo, para su sistema interior… Siempre y en toda circunstancia les recomiendo: ‘provóquense’, tengan una botella cerca, donde la vean, para obligarse a tomar mucha agua.

–Sin dudas, ya antes de los años 70 y hasta más acá, has trabajado en una cultura muy, muy diferente a la actual. No olvidemos hablar del sexismo. El hombre elogiaba a la mujer que no gastaba plata en cosméticos. En mil novecientos sesenta Willy Cafaro cantaba: “Quiero una chica de Marte que sea franca, que no se pinte, ni fume, ni sepa siquiera lo que es rock and roll”

_Pero claro, era bastante difícil contra eso, mas se trabajaba bien en lo que era limpieza facial y máscaras de hidratación, muy poco en maquillaje. Ahora se trabaja mucho en maquillaje y ese servicio incluso ya está en las peluquerías.

–Tu trabajo estuvo siempre y en todo momento atado a tendencias muy recias o se podía crear de forma libre.

_Había modas, mas todo iba conforme a la personalidad de quien se arreglaba. Hubo temporadas bellas, de los batidos por ejemplo, que cuanto más altos, más lindos eran. Compartimos mucho de eso con Myrtha Wiliezko, que asimismo tenía peluquería en la ciudad. Papá y mamá me daban más a mí la una parte de peinados y cortes y ellos se ocupaban de coloraciones y permanentes. Cuando empezó el apogeo tan grande de los peinados, cuando había algún acontecimiento como la Celebración de la Avicultura, comenzábamos con Myrtha y probablemente otras colegas hacían lo mismo, a trabajar a las dos o bien tres de la madrugada y trabajábamos hasta la noche para peinarlas a todas y cada una. Era increíble lo que trabajábamos.

–Esperá, ¿había mujeres que se peinaban a las dos o bien tres de la mañana para estar bien peinadas a la noche?

_Por supuesto, ni se acostaban, y esos peinados duraban hasta la otra semana. Se ponían una almohada aquí (apunta el cuello) a fin de que el peinado no tocara la almohada y lo hacían perdurar.

–¡Pero llegaban a la fiesta con una cara de sueño que no se arreglaba con nada!

_(Risas) Sí, pero iban arregladas.

–Creo que hablamos de los años 70 ¿no es así?

_Si eso pasaba al comienzo de la década del ’70 cuando se usaban esos peinados duros que no se desarmaban con nada. No se movía un pelo.

–Es interesante revisar esas historias y recordar también que les podía tocar un tierral en la calle cuando pasaban vehículos, y el peinado no se podía comprobar con un peine o cepillo. Mas tengo otra pregunta para la época; los polvos para la cara y las cremas, creo, que no eran muchas; dame ciertas marcas.

_Y no, las marcas eran limitadísimas. En las casas de familia no faltaba un polvo de Angel Face, un lapicero labial Cutex y también el esmalte de esa marca, la crema Pons que todavía existe…

–¿Para qué exactamente servía la crema Pons, que siendo chicos veíamos en casa?

–Las cremas Pons eran sagradas en la casa de alguien que se cuidaba un poco; la crema de limpieza, la humectante y la nutritiva. Se humectaba y se nutría por la noche. Nos faltó mencionar el imprescindible colorete, para darles un tanto de color a las mejillas; lo que el día de hoy se le llama rubor.

–Después vinieron esos lápices para ponerle color a los párpados hasta las cejas ¿no?

_Claro, vino la moda de delinear las pestañas, las sombras, después fue cambiando y vinieron los rubores. No, no, no, la cosmética ha alterado mucho y cambia continuamente. Los que trabajamos en esto debemos actualizarnos de manera continua, por el hecho de que salen productos nuevos, se incorporan componentes nuevos… colágenos, ácido hialurónico, células madre, la vitamina liposoluble E. Una cosa para cada tipo de piel, que en nuestra zona hace tanta falta por las pieles claras y migración europea. Aquí hay que poner mucho cuidado por el hecho de que son pieles frágiles, incluso hay que estar al loro pues muchas personas rubias tienen inconvenientes de Rosácea, que puede finalizar en cáncer de piel.

–¿Cómo se advierte la Rosácea?

_Empieza como una mancha, se marchan dilatando las venitas y se marcha propagando, se forman las machas azules en la cara…

–¿Es lo que aparece generalmente en la nariz?

_En la nariz las mujeres, también en el mentón; en el hombre en las orejas, de ahí que se le recomienda tanto al hombre de campo, o a los que trabajan en la construcción, que utilicen pantalla (crema protectora). Hoy el hombre de campo utiliza pantalla de setenta y ochenta. Es que hay mucho cáncer de piel y hay que resguardarse cada vez más.

–Te escucho hablar de ácido hialurónico y colágenos, lo cual suena a quirófano. ¿Viene incorporado a las cremas?

_Claro, la mujer lo utiliza en su propia casa en forma de cremas, por eso precisamos capacitarnos poco a poco más para asesorarlas. Además de esto hay cremas para diferentes edades.

–¿El colágeno es exactamente el mismo que se inyecta bajo la piel?

_A eso lo hacen los médicos esteticistas, mas en cosmética hay productos que lo poseen y son muy buenos. Pasa que el cuidado diario es la base de una buena piel. No sirve de mucho ir al consultorio del esteticista si a lo largo del mes no hacemos nada por la piel, que se ve afectada por todo, el sol, las luces fluorescentes, la irradiación de los celulares, y ni charlar de las pantallas de las computadoras. Mas hay protectores para eso y cada vez mejores por el hecho de que ahora se puede importar productos muy buenos, lo mismo que los perfumes.

–¿El cosmetólogo está en condiciones de detectar una mácula peligrosa en la piel?

_Si por supuesto, un lunar peligroso asimismo y si lo vemos tenemos que derivarlo al dermatólogo. Y hay poco a poco más problemas de ese tipo.

–En otros tiempos empleábamos factor 20, 30… ahora utilizamos factores considerablemente más altos, ¿cambió el sol o bien cambiamos nosotros?

_Nosotros hemos tomado más conciencia, asimismo el sol cambió un tanto mas es necesario para la Vitamina D en el organismo, pero para eso es suficiente con 15 minutos diarios al sol

Maquillaje de ojos Khol difuminado o Smokey invisible

¿Sabes que es la técnica de maquillaje de ojos Khol difuminado o bien smokey invisible?

Se trata de delinear el ojo por la zona externa del párpado superior, o sea, simplemente con ayuda de un lapicero y un pincel difuminar hasta lograr el smokey eye invisible que llevan muchas celebrities como Penelope Cruz.

El resultado es bastante pasmoso, es muy natural y realmente la línea de color no se aprecia apenas por el hecho de que parece ser la base de las propias pestañas. Es una opción que sirve para disimular pequeños defectos (por poner un ejemplo, un párpado móvil pequeño) y rejuvenecedor.

Tu maquillaje de ojos queda definido, la mirada enmarcada y las pestañas se ven más tupidas y más largas, de tal modo que en el maquillaje de día se puede abandonar a la máscara. Sin embargo, el delineado invisible también es el toque perfecto para momentos de maquillaje más complejo, como un ‘cat eye’ elimina cualquier indicio del color natural de la piel en el marco del ojo.

– Primero escoge un lapicero de ojos de textura cremosa, que pinte simple, si es resistente al agua, será perfecto, y que tenga punta fina, para lograr un trazo fino.

– Aplica una prebase para ojos en el parpado, esto ayuda a alisar la piel de la zona.

– Con un lapicero marron oscuro, haz un eyeliner sobre las pestañas superiores. Preferiblemente haz un eyelining desde la parte del lagrimal sobre el párpado a la zona exterior cubriendo, sobre todo, las zonas que quedan entre los pelos de cada pestaña.

– A continuación y con ayuda de un pincel de ojos diluye bien la línea que hemos hecho hacia los lados y hacia arriba.

– Levanta el párpado móvil (el párpado superior del ojo) y vas a ver que entre cada pelito de las pestañitas hay pequeños huecos. Se trata de completar esos vacíos en la raíz con el eyeliner, pasando la punta bajo la línea de las pestañitas, con cuidado de rellenar todo el espacio entre ellas.

– Con el lápiz vuelve a marcar una línea irregular debajo de las pestañas inferiores para a continuación difuminar bien como hicimos ya antes

– Pinta con el lapicero la línea interna de agua para dar mas profundidad a tu mirada

– Aplica mascara de pestañas en las pestañitas superiores y también inferiores.

– Para acabar, aplica iluminador bajo el lagrimal y debajo de los ojos para dar mas luz a esa zona.

Lo nuevo de Douglas para esta primavera

Esta semana hemos tenido la oportunidad de descubrir la nueva compilación de maquillaje makeup low-cost que la marca Douglas nos propone para esta primavera. Tonos rosados y nude que dejan bien clara una cosa: esta temporada se lleva la naturalidad, el semblante con efecto cara lavada y un look joven y sano sin artificios mas con mucho glow. ¿Te agrada lo que decimos? No te pierdas los productos clave que nos propone Douglas.

Los tonos rosados y nude son los protagonistas indiscutibles de la temporada y se recogen todos en esta frágil y femenina paleta de sombras de Douglas. Colores cálidos y muy naturales para endulzar nuestra mirada sin romper la gama cromática de nuestro semblante.

Este es un iluminador de rostro que busca retornar a ese glow natural sin exageraciones de nuestra cara, apartándose de los highlighters tan intensos y artificiales que triunfan en nuestros días. Su tonalidad nude aporta un color cálido creando un aspecto dulce y ligero. Su costo es de nueve con noventa y cinco euros. Aplícalos con otra de las grandes novedades de la temporada: la brocha Kabuki Flower súper suave y apetecible.

La tendencia ombré ha llegado a los labios, escogiendo 2 colores para dar los besos más coloridos. En Douglas nos proponen esta combinación diferente mas armoniosa en 6 tonalidades diferentes, desde el rosa más femenino hasta el burgundy más dramático. De esta forma todas podemos encontrar la tonalidad perfecta.

Un efecto natural mas sin perder el estrellato de nuestra mirada, enmarcándola con esta máscara de catorce con noventa y cinco euros. Eso es lo que nos propone Douglas para primavera.

Cómo encontrar el mejor seguro para tu moto

A la hora de buscar un seguro para motos, no todas y cada una de las empresas aseguradoras prestan exactamente las mismas coberturas, ni tienen exactamente el mismo costo. Lo mejor es que uses un comparador de seguros de motocicleta para ver lo que te ofrece cada una de ellas. Al tiempo, debes tener en consideración tus necesidades, para escoger el seguro para motos que mejor se adapte a lo que estás buscando.

Por otra parte, no sólo se trata de ahorrar en el seguro de tu motocicleta, sino más bien de poder hacer frente a cualquier contratiempo. A veces, por ahorrarnos unos euros en la cuota del seguro, contratamos pocas coberturas, cosa que con el tiempo nos va a salir más caro aun. No obstante, todo depende de lo que precises para poder gozar de tu moto con toda tranquilidad.

Primordiales coberturas que ha de tener un seguro de moto
En todos y cada uno de los seguros hay una modalidad denominada básica. Esta modalidad es obligada contratarla por ley, es lo que conocemos como seguro obligatorio, que generalmente cubre la responsabilidad civil tanto del dueño, como del conductor, si este fuera otro diferente, por los daños que pudiesen causar a terceros. Este género de seguro básico, Incluye también defensa jurídica, pero con determinados límites.

Además de esto, al seguro básico se pueden contratar o agregar otra serie de complementos que son voluntarios. De entre dichos complementos está el seguro de responsabilidad civil voluntario, el que hace en frente de indemnizaciones a terceros por cantidades superiores a la incluidas en el seguro básico obligatorio. También se puede añadir un seguro de ocupantes, para cubrir los daños del otro ocupante de la moto. Otra alternativa es el seguro accidentes del conductor, que cubre la vida del conductor, esta alternativa no consta en el seguro obligatorio. La asistencia en viaje, asimismo se puede incorporar, finalmente, y lo que se acostumbra a hacer para cubrir la mayor parte de los posibles daños es contratar un seguro todo riesgo.

En este último, los seguros todo riesgo, suelen incluir una franquicia, la que cubre los daños desde cierta cantidad, o sea la franquicia que se establece, fija el importe mínimo a partir del como la empresa de seguros se va a hacer cargo de la reparación. Si la reparación de los posibles daños es inferior a la franquicia, es el asegurado quien debe correr con los gastos, si los daños son superiores a dicha franquicia, entonces la aseguradora cubre el resto del importe a partir de la franquicia.